"Danza tu naturaleza" Sesión individual

Moviendome en el bosque. Volver a mi elemento inicial. A los colores verdes y marrones.
Conectar con el latido, el ritmo de mi corazón. Escuchar a mi corazón. A la esencia de mi vida.

Esto me viene ahora escribiendo... En el momento lo estaba buscando: mi ritmo, mi latido, mi corazón. Estaba muy escondido dentro, muchas "cosas" encima pero sabía que ahí estaba, un hecho en mi por dentro. 

Andar por el bosque en este ritmo. Con los píes descalzos. Bien concentrada en la tarea y por eso muy presente en ese momento con la voluntad de lograrlo: andar en mi ritmo interno en un espacio con muchos niveles, piedras, cosas indefinidas, no conocidas. También con la sensación de volver y de estar en casa. 
Escuchar a mi respiración y moverla. Expandir y contraerme en este ritmo propio. Sentir el viento en mis brazos. La respiración de la naturaleza. Crear una danza de ambos elementos, ambos ritmos. El corazón y la respiración. Yo, por dentro. Mi esencia. Nada más y nada menos: respirar y latir. Y adelante. Y expandir. Y sentir. 

Conectarme con la naturaleza que me rodea: observar un otro. Escuchar, tocar y sentir.  Piedra. Pajaritos. Musgo en un tronco. Formas rectas naturales, mucha estabilidad. Escondida por la tierra, el esqueleto de esa montaña en que nos movemos. Movimientos de forma embudo y muy rápidas del sonido. Puntitos, estrellas que explotan sobre la alfombra del canto constante de las hojas, el oleaje de la autopista muuuuuy lejana. El toque terciopelo del musgo en la piel áspera de un tronco viejo. Crear una danza con estos elementos incorporados. 
Empezar a buscar esas líneas rectas, esa eternidad, esa estabilidad, esa rapidez, esa suavidad en mi cuerpo, en mis movimientos y expresar lo que me han trasmitido. Integrar lo que me rodea en el momento actual. Muy honesto. Muy presente, porque la naturaleza no permite no estar presente. Es suave y es áspero y  es la misma cosa. Porque no lo hace por tí/mí/si. Es así sin pensar y sin voluntad. Yo soy voluntad. Pero quien soy si escucho solo al latido al ritmo de mi corazón y la respiración. Ambas cosas que marchan sin mi voluntad, y si no marchan más yo tampoco.  ¿Qué es este terreno desnivelado en que me muevo? ¿Qué pasaría si mi foco fuera andar en el ritmo de mi esencia, aunque el terreno no fuera fácil?

Encontrar al viento en mis brazos que me conecta con el ahora, con mi presencia.
No buscar. Estar. Encontrar, observar, escuchar. Y luego catalisar, canalizar y crear.

Muchísimas gracias, Erica.

 

Marión Tamme de Aquista

Sesión de Danzaterapia en Vallvidrera, el 24 de Agosto de 2018.

 

Gracias Marión por tu vivencia hecha palabras, por tu presencia y por compartirlo.

ERica